Historia

AD COMPLUTENSE: FRUTO DE LA ILUSIÓN, TRABAJO Y SACRIFICIO.

La historia de la Agrupación Deportiva Complutense va íntimamente ligada al deseo personal de unos entusiastas del fútbol. La década de los 90 se abrió con unas competiciones de fútbol local en pleno apogeo, con equipos ya consolidados. El hecho de que las ilusiones de muchos jóvenes alcalaínos se vieran truncadas al llegar a categorías superiores y no tener acceso a ningún club, hizo que varios padres de familias, llenos de ilusión y con las ideas muy claras, decidieran dar entidad a un proyecto basado en dar oportunidad de jugar a todos aquellos jóvenes que no tenían hueco en ninguno de los equipos locales. Su objetivo inicial fue dirigido hacia sus propios hijos y por extensión a otros jóvenes y niños de la ciudad. Son fundadores del proyecto Angelines Navarro, Cristina Vergara, Vicente Ruiperez, Francisco Albarrán, Luis Jerez, Isabel Gil, Carlos Hernández, José Ángel García, Juan Ruiz, E. Villabrille, Constanza Guisado, Brígida Espartero, José García, Carlos Marín, Celestino Sanz, Maria Isabel Gil y Ramón Rodríguez-Rabadán. Al frente de éste grupo de entusiastas fundadores, se colocó Andrés Pizarro, actual presidente del club, y único en activo, del proyecto en la actualidad. En su origen, y tal como se indica en la declaración de principios hecha por la dirección del club, se apuesta por un modelo basado “en el desarrollo y el crecimiento de los jóvenes en un marco deportivo, que además de ocupar sus ratos libres practicando deporte, les deje huella que les permita hacerse mayores, en un ambiente sano, alejados de los peligros que acechan a los jóvenes de hoy en día”. En el verano de 1991, se presenta el proyecto al Ayuntamiento de Alcalá de Henares, y éste, tras negociar con la reciente Junta Directiva formada del club, cede unos terrenos, a fin de poder desarrollar su actividad. En principio se trata de un descampado, sin acondicionar, anexos al Recinto Ferial, nombre con el que finalmente se bautiza dicho campo. Después de muchas horas de trabajo y sacrificio, que hoy en día continúan, se construye la base donde se va a levantar la estructura del club, “El Recinto Ferial”. El club se oficializó por primera vez, federándose y compitiendo en las ligas organizadas por la Delegación Zonal de Fútbol en la Temporada 1991-1992, con alrededor de 60 jóvenes futbolistas, repartidos en cuatro equipos: Un equipo juvenil, en la 2ª División Regional, dos equipos cadetes, uno en la 1ª División Madrileña, y el otro en la Liga Local, y por último un equipo infantil, también en la Liga Local. De la mano de Luis Marín, en la dirección técnica, ex jugador y entrenador, y pieza fundamental en la consolidación del proyecto, los buenos resultados no tardan ni un año en llegar, ya que el equipo Juvenil se proclamó campeón de Liga, obteniendo, por méritos propios, el ascenso a la 1ª División de su categoría. Paralelamente a las competiciones oficiales, el club participa al final de la misma, en el Torneo Internacional Donosti Cup con dos equipos: Juvenil y Cadete, realizando un digno papel, junto a equipos de gran categoría como son Athetic de Bilbao y Real Sociedad. Desde entonces, el Torneo se convierte en la competición de final de temporada por excelencia para los equipos de la AD Complutense, participando todos los años, con varias categorías. Tras la temporada de contacto, la AD Complutense continúa ampliando su número de equipos y en la Temporada 1992-1993, suma un equipo más en la categoría Alevín. Además el club sigue sumando títulos y reconocimientos. El equipo Juvenil, se proclama por segundo año consecutivo campeón liguero obteniendo el ascenso a 1ª Preferente. En la siguiente temporada, en la 1993-1994, se constituyen tres equipos más; un equipo en la categoría Infantil, otro en la categoría Juvenil y otro equipo en la recién creada categoría Junior (Aficionados), siendo ya ocho los equipos de la AD Complutense. El equipo Junior, con la retirada de la RSD Alcalá, se convierte en el único representante alcalaíno que se mantiene en una categoría, que es paso previo a la Senior. Además, se consigue esa misma temporada el ascenso, al quedar subcampeón. En la Temporada 1994-1995, se mantiene la estructura del club, en ocho equipos y se consiguen dos ascensos más. El primer equipo Junior, desde entonces Aficionado asciende a 2ª Regional y la categoría de Infantil A asciende, como subcampeón, la Liga Local. En la Temporada 1995-1996, a la estructura del club, se suman los grupos de iniciación de Fútbol-7, que no dejarán de crecer, por la creciente demanda de los niños. Se crea un equipo Benjamín, que además quedará campeón en la Liga Local. También consiguen el ascenso como subcampeones, el equipo Aficionado, por tercer año consecutivo y el equipo Cadete B, en la Liga Local. En la Temporada 1996-1997, se recupera la categoría Juvenil A, perdida en la temporada anterior y se asciende la categoría de Cadete A, a 1ª Regional. La estructura del club se va adaptando a las necesidades y obligaciones de una futura escuela de fútbol. En la Temporada 1997-1998, y Temporada 1998-1999, aunque no se consiguen éxitos deportivos destacados, el volumen de equipos aumenta en las categorías de iniciación con hasta cinco equipos entre Benjamines y Prebenjamines. Es el año previo a la creación de la Escuela de reconocimiento federativo. En la Temporada 1999-2000, la aspiración de años atrás, de convertirnos en Escuela se hace realidad. Siendo Director Técnico de la misma Nicolás Sánchez Cañabate, la Federación de Fútbol de Madrid reconoce a la AD Complutense, por primera vez en su historia, Escuela de Fútbol, cumpliendo todos sus requisitos. Se consigue que todos los profesores que componen el cuadro técnico, estén en posesión, como mínimo, del Título de Auxiliar Técnico y que el Director tenga una mayor dedicación a su principal tarea, dentro de la misma. Los resultados obtenidos durante la temporada, aún sin ser el principal objetivo, se consideran buenos, dado que se consigue ascender la categoría de Infantil A y se mantienen en el resto. En la Temporada 2000-2001, la AD Complutense, con el esfuerzo acumulado año tras año, de mejoras y acondicionamiento del recinto deportivo, ya disponía de unas instalaciones, cuanto menos, dignas en Alcalá de Henares. Es por ello, que se consigue que la Federación de Fútbol de Madrid designara las instalaciones de “El Recinto Ferial”, Sede de Fútbol-7, celebrándose desde ese momento hasta nuestros días, competiciones de iniciación de ámbito local. En lo deportivo, se consiguen mantener todas las categorías con las que se partían, menos el Cadete A, que desciende a 2ª Regional, y se consigue ascender de categoría a 1ª Regional al equipo Alevín A. Es el comienzo de la era de Felipe Frías Móstoles, como Director Técnico de la AD Complutense, que se prolongará 8 temporadas más, hasta la 2008-2009, coincidiendo con el periodo de máximo esplendor deportivo y reconocimiento social del club. En éste sentido, se establecen criterios metodológicos y se mejora la estructura organizativa de la Escuela, se planifica el trabajo de enseñanza mediante programas controlado por evaluaciones periódicas, y se promueven, a través de la Escuela de Entrenadores, cursos a fin de ampliar la formación de los profesores de la AD Complutense. En la Temporada 2001-2002, los resultados obtenidos, no sólo mejoran en lo relativo a la enseñanza de conocimientos y formación de los alumnos, sino que también, y sin ser prioridad, se consigue ascender de categoría a tres equipos: el Cadete asciende a 1ª Regional, el Infantil A asciende a 1ª Regional y el Alevín A asciende a Preferente. A estas alturas el club cuenta con una estructura de más de 250 jugadores entre los diez equipo de la Escuela, los dos Juveniles y el Aficionado. Las siguientes 5 temporadas, desde la 2002-2003 hasta la 2006-2007, el club se centra en consolidar todo el crecimiento experimentado desde su creación. Además se incorporan, como novedad controles médicos y antropométricos de cada alumno, así como fichas de seguimiento y evaluación del alumno. El club empieza a ser reconocido como un referente en la ciudad de Alcalá de Henares por su forma de jugar, comportarse en el terreno de juego, por el respeto al contrario y al árbitro y por su uniformidad. Se incrementa, en varios equipos más de Benjamines, Prebenjamines y Chupetes, las categorías de iniciación y se elabora un programa de formación de alumnos por un periodo de diez años. En el periodo comprendido entre la Temporada 2007-2008, y la Temporada 2010-2011, se consigue alcanzar las máximas cotas deportivas de la Agrupación: Aficionado en Preferente, Juvenil en Liga Nacional, Cadete en 1ª Autonómica, Infantil en División de Honor y Alevín en 1ª Autonómica. El club consigue ser, junto con la RSD Alcalá, el máximo representante de la ciudad, e incluso superarlo, como en la actual Temporada, 2011-2012, en la categoría de Infantil y Cadete. Sin embargo, dicho periodo supone un retroceso en la labor deportiva y social. Se deterioran las relaciones con otros clubes históricos de la ciudad, se pierde el reconocimiento de Escuela por la Federación de Fútbol de Madrid, la falta de medios económicos hace que algunos de nuestros técnicos carezcan de una capacitación suficiente, y los clubes de referencia de la Comunidad de Madrid aumentan, de forma significativa, la captación de jugadores en alumnos de la Escuela. En la Temporada 2011-2012, en la que nos encontramos, se recupera la figura de la Dirección Deportiva y el reconocimiento por parte de la Federación de Fútbol de Madrid como única Escuela Federativa en la ciudad de Alcalá de Henares. Además se establece un programa de Enseñanza-Aprendizaje novedoso, con cinco objetivos de trabajo específico (técnico, táctico individual y colectivo, preparación física, estrategia y reglamento), se establecen evaluaciones formativas a los alumnos trimestrales y se consigue que todos los profesores que componen el cuadro técnico, estén en posesión, como mínimo, del Título de Instructor de Fútbol Base o Técnico Deportivo Elemental. En este periodo que comienza, y ante la amenaza de la RSD Alcalá, de monopolizar el deporte escolar de la ciudad, se marca como objetivo prioritario establecer una alternativa de formación integral del alumno, de calidad, económica, y al alcance de todos los niños y niñas en un marco de educación y respeto.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies Aceptar